Ser Mujer.


Desde el momento en que nacemos mujeres, traemos intrínseca una misión sublime. La maternidad. ¡Qué gran responsabilidad! Ser madre no es sólo dar a luz. Encierra mucho más que eso. Es la gran responsabilidad de ser el pilar que mantiene en pie todo el andamiaje de la estructura compleja de la sociedad, y con ella, de la Humanidad.

La  mujer, con esa apariencia de fragilidad que la caracteriza, es capaz de sostener en sus manos el futuro de la raza humana y preservarla o dejarla escapar, cual arena entre los dedos.

La mujer es la matriz, es quien va a formar las generaciones venideras, y si esa matriz presenta imperfecciones, deformaciones, anomalías, así engendrará el futuro. Es la encargada de dar a luz y preservar la vida y la salud física y mental del niño, y con ello, de toda la raza humana.

Debe ser el cántaro de agua fresca, pura, limpia donde ha de beber el futuro. Será el espejo de la historia. Deberá ser cuna de luz.

 Creo que hoy en día no se está enseñando a nuestras mujercitas el valor, la importancia casi sagrada de ser mujer.

En nuestra sociedad actual, la mayoría de los niños se crían desde los primeros tres meses, en manos ajenas. Unos en guarderías, otros con familiares, con las abuelas, criadas, en fin, sin la madre.

La mujer trabaja fuera de la casa y se afana al igual que el hombre, en la lucha por la superación económica, sin pensar que la riqueza mayor quedó al cuidado de quienes no tienen lo que sólo ella puede dar.

Anuncios

Deja un comentario CON TU NOMBRE. NO RESPONDO comentarios anónimos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s