Cómo amamantar al bebé


 

En el desarrollo del bebé cumple un rol fundamental el amamantamiento. Este acto tan hermoso y natural brinda la mejor y primera alimentación del ser humano. El amamantamiento, debe ser, sin lugar a dudas, el más entrañable de los momentos en la relación madre-hijo.

La mayor experiencia, luego del parto, debe ser la de dar de mamar al bebé. En ese primer acto, cuando estamos aún algo asustadas ante la nueva misión, y la falta de experiencia, tomamos en nuestros brazos a este bebé con quien iniciaremos una relación profundamente amorosa. El hará su primera comida y nosotras nuestro primer acto de amor hacia nuestro hijo. Esta relación jugará un papel fundamental en el desarrollo físico y mental del bebé.

En mi caso personal me deslumbraba viendo ese ser indefenso, pequeñito, lloroso que dependía absolutamente de mi cuidado y mi amor. Al tomar así al niño sentimos que estamos asumiendo una gran responsabilidad; un desafío que se prolongará a lo largo de toda la vida. El amamantamiento, con ser un hecho absolutamente natural, tiene también sus pequeños trucos. Si el niño no está bien ubicado frente al pecho, tomará mal el pezón y esto dará lugar a  que el acto sea doloroso y al cabo de algunas horas, se produzcan grietas.

 Aquí explicaré la mejor manera de empezar a amamantar. Al acercar al niño al pecho, hay que arrimar su boca al pezón, este roce lo estimula a abrir la boca. Será necesario repetir la operación hasta que haya abierto muy bien la boca. Recién entonces se le permitirá tomarlo. Si el niño toma sólo el pezón, sin tener bien abierta la boca, habrá dolor, porque se producirá fricción en el momento de la succión. 

En en primer momento puede ser mejor dar el pecho acostada; esta es una posición muy cómoda para ambos. También es una postura confortable, después de una cesárea. Si se decide hacerlo sentada, es mejor elegir una silla que nos permita mantener la espalda recta, que sea lo suficientemente baja para permitir mantener los pies apoyados planos en el piso, a fin de poder sostener en el regazo cómodamente al niño.
Un detalle interesante. Resulta muy cómodo para ambos, colocar una almohada en la falda y apoyar al bebé en ella. Estará más cómodo y evitará que la madre deba inclinarse o permanecer mucho tiempo soportando el peso del bebé en el brazo.
En los primeros días, en que todo implica un esfuerzo y encuentra a la madre muy estresada con la nueva experiencia y responsabilidad, es importante que realice este acto de la mejor y más confortable manera.

No debemos olvidar que la leche materna contiene todos los elementos que el bebé necesita para su normal desarrollo.

 

Anuncios

Deja un comentario CON TU NOMBRE. NO RESPONDO comentarios anónimos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s