Cesárea


  

Hoy estoy tratando de escribir un artículo sobre otro de los aspectos que no hemos mencionado aún en este blog. Me refiero al parto por cesárea.  Lo estoy dedicando de manera muy especial para mi nuera, que espera su primer hijito, mi primer nieto y el primer bisnieto de la familia.

Delcy tiene una miopía importante, y el médico aconsejó, por ese motivo, que el parto sea por cesárea. Hemos buscado información al respecto y el mismo médico nos ha dicho que con el esfuerzo natural del parto vaginal, puede suceder que haya un desprendimiento de retina.

Pensando que también otras madres primerizas pueden encontrarse con esta situación, escribo este artículo a modo informativo. Es muy importante conocer fehacientemente qué es la cesárea, cómo se realiza, cuáles son los riesgos y cuáles los beneficios.

Puedo escribir con propiedad sobre este asunto, realizar los comentarios y responder las preguntas que quieran todos mis lectores, porque he vivido ambas experiencias. He tenido la dicha de vivir la experiencia de un primer parto gemelar, por vía natural. Y para poder comparar ambas vivencias, tuve mi última niña por cesárea. Puedo asegurar que ambas experiencias son diferentes y enriquecedoras por igual.

Algunas veces es necesario utilizar la operación cesárea para ayudar al bebé a nacer más rápido; ayudar a la madre si tiene mucho sufrimiento; o por alguno de los trastornos del embarazo; y como en este caso, por miopía importante.

El parto por cesárea es el nacimiento del bebé a través de una operación quirúrgica en el vientre de la madre. Se realiza como toda operación, en el quirófano de un hospital, o clínica. Esta técnica se utiliza cuando existe alguna causa de riesgo, tanto para la madre como para el bebé.

Puede aplicarse anestesia epidural o raquídea que es un tipo de anestesia que mantiene a la madre despierta, pero insensible dede el tórax hasta los pies. En estas condiciones, el cirujano hace una incisión a través del abdomen a la altura del pubis, abre el útero y el saco amniótico y saca al bebé. El saco amniótico es lo que llamamos vulgarmente, la bolsa. Es donde está el líquido amniótico.

Si se trata de una operación programada y que no se debe a ninguna emergencia, el corte o incisión se hará en forma horizontal, a la altura de la zona púbica, se le llama el corte “bikini”. La cicatrización es rápida y queda disimulada en la línea natural del pubis.

Otras veces, esta operación se realiza con la madre totalmente anestesiada. Este tipo de anestesia se utiliza si la operación es de emergencia. En mi caso, fue así. Porque había sufrimiento fetal agudo. Generalmente, en una cesárea programada, se utiliza la anestesia raquídea o epidural.

También, el corte o incisión, varía según sea el tipo de la emergencia. Si es necesario sacar rápidamente al niño, se preferirá una incisión vertical, que permitirá alcanzar al bebé mejor y más rápido. Este corte se realiza desde el ombligo hasta el comienzo de la zona púbica.

Si se aplica anestesia epidural, la madre vivirá su experiencia, sin dolor, y podrá ver y oír a su bebé inmediatamente, al igual que el padre, que puede asistir, en este caso, al parto. Aunque esto depende de las disposiciones de cada centro de salud.

La recuperación es un poco más lenta que un parto natural; requiere de unos tres o cuatro días más en el hospital. La herida de la madre deberá ser curada diariamente. Y una vez de alta, deberá igual volver para que le retiren los puntos. Estos puntos, hay que curarlos muy bien, porque pueden infectarse y demorar la cicatrización.

En mi caso, que viví ambas situaciones, pienso que siempre que sea posible es preferible la vía vaginal. La recuperación es más rápida. La madre se levanta a las pocas horas y no tiene dolor.

En cambio la operación implica tener no solo la piel cortada, sino que lleva un corte el útero y la membrana que contiene los órganos. Esa membrana se reconstruye sola, sin sutura. El útero llevará sutura con unos hilos que se absorben y no es necesario quitarlos, pero el tejido exterior sí lleva sutura con hilo que hay que quitar.

Por eso es inevitable que haya dolor durante las primeras horas. Es una operación quirúrgica, como todas. Para que la madre no sufra, le administrarán calmantes y antibióticos.

Para tomar en brazos a su niño, deberá tener cuidado de estar bien sentada, cómoda y no hacer esfuerzo alguno.

La ventaja de esta operación es que si el parto es muy complicado y dificultoso, evita el sufrimiento de la madre y del bebé. A veces es la única forma de salvar ambas vidas, que de otra manera estarían en riesgo.

Entiendo que para las madres primerizas, enfrentarse a esta posibilidad, quizás les causa temor. Mi nuera está muy preocupada y asustada con esta eventualidad. Pero debemos pensar que es para el bien de ambos. Ella tiene que cuidar su salud y su vista porque el niño necesita una madre sana y que puedar verlo crecer.

Existe un artículo publicado que explica las diferentes facetas de la operación. Acá dejo el enlace, me pareció muy interesante. http://www.serpadres.es/embarazo/cesarea-paso-a-paso.html

Anuncios

Deja un comentario CON TU NOMBRE. NO RESPONDO comentarios anónimos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s