La ropa del bebé

 



Una excelente idea para utilizar restos de colores

Cuando elegimos la ropa para el bebé, debemos tener en cuenta ciertos detalles que resultan de gran ayuda al momento de vestir al niño. Preferiremos prendas amplias, con mangas holgadas y sisas amplias. Si las sisas de las camisetas o bucitos son muy estrechas, resultarán incómodas y provocarán llantos e irritabilidad en el niño.

Otro detalle a tener en cuenta, es el cuello o escote.  Deberemos seleccionar prendas con cuello abierto o abotonadas en el hombro. Esto facilita la tarea de vestir al niño. Todas las madres hemos comprobado que si la prenda que pretendemos utilizar al momento de vestir al niño, tiene un cuello muy ajustado, provocará llantos y difícilmente podremos volver a utilizar esa prenda una segunda vez.

Por este motivo cuando tejemos prendas para bebés o para niños pequeños, debemos tener en cuenta que el cuello se pueda abrir, o que sea lo suficientemente flexible para pasar la cabeza sin esfuerzo.

En cuanto al pantaloncito o pelele, preferiremos aquellos que se pueden abrir por la entrepierna. Los hay de todos los modelos y diseños. Resultan de gran practicidad debido a que al momento de cambiar pañales, no es necesario desvestir al bebé. De esta forma lo haremos en menos tiempo y sin desabrigar al niño.

Acá tienes una tienda virtual con ropa para niños.

La gorra.

Esta es una prenda imprescindible. También prestaremos atención a algunos detalles. Resultan muy bonitas y más prácticas aquellas que tienen orejeras y que se atan debajo del mentón. Este tipo de gorra, no se cae, ni se corre hacia la cara cuando el niño mueve la cabeza. El tipo “gorro” común sin atadura, aunque son preciosos y les queda hermoso, no resulta práctico porque hay que estar reacomodándolo contínuamente, y si no estamos atentas, el niño lo perderá.

Los escarpines. Infaltables.

Elegiremos muchos pares de escarpines de algodón, pero también deberemos prestar atención a los escarpines tejidos. Tanto si los compramos hechos, como si los tejemos con nuestras propias manos, deberemos tener en cuenta que el escarpín nunca debe quedar justo. Siempre los haremos grandes. Si el bebé nace en invierno, le colocaremos el escarpín de algodón directo sobre el pie, luego llevará un pelele de algodón y encima un pantaloncito de lana; encima del pelele colocaremos un escarpín de lana. Por este motivo los escarpines de lana serán un poco más amplios que las pequeñas medias de algodón.

El Babero – El babero es una prenda en el ajuar del bebé que cumple muchas funciones diferentes y útiles. Cuando el bebé es pequeñito, recién nacido, utilizaremos baberos pequeños, bordados; serán un accesorio para embellecer y completar el atuendo. Cuando a los 4 o 5 meses empiece con la dentición, estará muy baboso y necesitaremos unos baberos más grandes, confeccionados en telas esponjosas y absorbentes, que deberán tener en la parte de atrás un material impermeable, para evitar que la humedad pase hacia el pecho del niño.

Además tendremos los baberos para la papilla. Estos serán grandes, deberán cubrir de la mejor manera la ropa del niño, para evitar manchas. En estos casos los hay de muchos modelos y tamaños que también deberán ser de un material absorbente por el frente, e impermeables por el lado de atrás.

Anuncios