Feliz año 2016

Estamos nuevamente finalizando otro año.  Con los mejores deseos para todos los seguidores del Blog Espeando un bebé, https://mariacasilda2008.wordpress.com, agradezco los comentarios y los saludos que a lo largo del año, han mantenido activo este espacio, convirtiéndolo en un lugar de encuentro y de consulta, muchas veces.

La temática del Blog ha recorrido varios caminos, como embarazo, anticonceptivos, aborto y tantos temas que preocupan.

Muchas gracias a todos quienes se acercan en busca de una opinión, un apoyo. Esa interacción es lo que mantiene vivo el interés del Blogger y es lo que convierte cualquier sitio en Internet en un lugar de encuentro e intercambio.

Muchas felicidades.

 

Anuncios

Qué hacer si tuvimos relaciones sexuales sin protección

 

Hoy en día hay muchas maneras para prevenir un embarazo no deseado. En todas partes existe abundante información. No hay motivo para no disfrutar de una sexualidad plena y feliz.

Acá daré algunos consejitos para casos de emergencia en que olvidaste el preservativo o se rompió el que usaste. No es muy usual, pero suele suceder. O simplemente, por descuido, mantuviste relaciones sexuales sin protección. No hay que  temer. Todo tiene solución. Solo deberás adquirir un anticonceptivo de emergencia. Y lo pedirás así al farmacéutico: un anticonceptivo de emergencia.

Para leer el texto completo de este informe debes hacer clic AQUI

El padre con síntomas de embarazo

Muchas veces hemos oído decir a algunos de nuestros amigos que es la esposa quien está embarazada pero es él quien tiene las náuseas. Nos parece algo risueño. En muchas reuniones de amigos cuando alguno hace este comentario provoca la risa generalizada del grupo y no falta quien se une al afectado, comentando que también le sucedió lo mismo en algún embarazo de su mujer. Otro dirá, que era él quien tenía los antojos. Y un sinfín de síntomas comunes del embarazo que como por reflejo, lo experimenta el padre.

Todo esto los especialistas lo explican como un llamado de atención. Es una reacción muy natural del padre, pero lo asocian a un sentimiento de abandono, es una respuesta para demostrar que también él está esperando a su hijo, no solamente la madre que es quien lo lleva en el vientre.

Es así. El padre también está esperando un hijo. Su cuerpo no está experimentando los cambios que experimenta el de la madre, pero su vida ha cambiado en función de ese embarazo que también él buscó y programó junto a su mujer. Antes de ese embarazo hubo un período de proyectos y planes, de consultas y asesoramiento, de preparación emocional para decidir el momento en que estuvieran ambos aptos para buscar ese hijo.

Lo que sucede es que en el tiempo previo, cuando todo era un proyecto, participaban activamente ambos padres. Luego, cuando se confirma el embarazo, es la mujer quien acapara todas las atenciones y ya nadie se preocupa del padre. El también está esperando a su bebé.

La mejor manera para superar esos malestares es participar junto a su mujer en todos los nuevos eventos que ella tiene que afrontar. Acompañarla a la consulta médica, a sus controles, cuando se realiza alguna ecografía, ambos tienen el mismo derecho de ver a su hijo en crecimiento; oír sus latidos, ver sus movimientos; comprobar que está allí y que está muy bien.

El padre tiene que sentirse partícipe en todo momento, del crecimiento sano de su hijo. Para ello puede hacer muchas cosas, entre ellas dejar de fumar. Cambiar la dieta por una más saludable y acompañar a la mamá a comer sano, nutrirse y nutrir a su hijo de manera saludable.

El embarazo es así, de la pareja. Ambos padres, desde ángulos diferentes, están esperando a su hijo. Ella lo lleva en el vientre y él la acompaña y apoya en todo momento, para recibirlo juntos. Juntos van comprando el ajuar del bebé, realizando la decoración del cuarto y asisten a los cursos de preparación para el nacimiento. Ambos, tienen los mismos temores, las mismas angustias y experimentan la ansiedad, en igual medida.

Embarazo no deseado

Al crear este blog, que es casi un himno a la vida, al nacimiento, a la maternidad, a la paternidad, al AMOR, nunca pensé en el aborto.

Nunca creí que alguien me preguntaría cómo hacer para evitar la venida de su hijo al mundo.

No estuvo en mi mente. Debí saber que pasaría. No es fácil ser padres. Lo se. Lo se fehacientemente. Soy madre de cuatro niños (hoy ya grandes). Mi primer embarazo fue múltiple, cuando aún era soltera.  No estuvo en mi mente evitar el nacimiento. Es más, desde el primer momento fui la mujer más feliz del mundo. Inmediatamente me dediqué a prepararme para la misión más difícil, la más noble, la más sacrificada, pero a su vez, la mejor recompensada. SER MADRE.

Los jóvenes llegan a la relación sexual, por la relación en sí misma, no por amor. O quizás sí con amor, pero sin responsabilidad. Es lógico que si tienen relaciones sexuales, sin tomar ninguna medida de precaución, el embarazo es la consecuencia natural. Pero además, con los riesgos de infección por SIDA como existe hoy en día, un embarazo es hasta una consecuencia saludable.

En toda relación sexual entre adolescentes y no tan adolescentes, por un acto de responsabilidad hacia sí mismo y hacia el otro, debería usarse el preservativo o condon. Es esta además, la manera más efectiva y sana para evitar cualquier tipo de infecciones tanto para el hombre como para la mujer.

Principalmente entre los más jóvenes, la paternidad y la maternidad no está en sus planes; por lo menos en sus planes inmediatos. En la inmediatez está sí, la urgencia sexual de la propia juventud, unida a la inconsciencia, e irresponsabilidad más increíble.

Luego, como es de esperar, la chica queda embarazada y es allí donde recién comienzan a pensar. ¿Qué hacer? No están preparados para tan grande responsabilidad. Entonces salen desesperados ambos a pedir ayuda para evitar ese embarazo.

La palabra evitar quiere decir no permitir que suceda. Pero ya sucedió. Ahora no se puede evitar algo que ya está. Lo que se busca entonces es deshacer lo hecho. O matar al hijo. Así, crudamente hay que decirlo. Para qué andar con vueltas y rodeos. Cuando alguien me pregunta cómo puedo evitar que avance el embarazo, está reconociendo que el embarazo ya existe.

El embarazo no es algo vacío, abstracto. Es un hijo. Una vida. Un ser. Pero además, y lo que es más importante, es que no es un hijo cualquiera, es su propio hijo. ¿Cómo entonces alguien puede preguntar, cómo matarlo?

Quiero ser muy cruda en mis expresiones en este punto. Desde el momento de la concepción, la vida existe. Desde el momento en que se detecta un embarazo, allí está la vida. No es una cosa que porque no ha nacido, no existe. NO y no, mil veces no. La vida está allí. Lo que hacemos entonces es quitar esa vida.

Lo que no se enseña en las aulas y peor aún, no se enseña en los hogares, es la responsabilidad que se debe asumir desde el momento en que se toma la decisión de tener relaciones sexuales.

Cuidado, que no me estoy refiriendo a no tener relaciones sexuales. Entiendo que hoy en día hay mayores libertades para expresarse naturalmente y tener relaciones en el momento en que se sientan lo suficientemente maduros para ello. Y creo que es bueno que así sea. Lo que sí digo, es que se llega a la relación sin siquiera pensar en las posibles consecuencias lógicas como una enfermedad o un embarazo.

Cuando aparece el embarazo en estas circunstancias, muchas veces, el padre desaparece. Sí, así es.  El hombre es el primero en huír. El puede irse sin llevar la panza. Pero ya no será el mismo nunca más. Habrá dejado atrás un hijo sin padre.

La mujer no puede huír sin llevar su panza. Es la que sufre el abandono, en una situación que no la creó sola. El embarazo es una consecuencia creada entre dos. Pero la panza la llevará ella sola. Lamentablemente esto es así y todas las mujeres deberíamos tenerlo muy claro.

Al hombre (no a todos, por suerte) no le cuesta nada salir huyendo como un gran cobarde, en lugar de afrontar la situación y apoyar y acompañar a su novia. A la madre de su hijo. Un hijo es algo tan sublime, tan importante, tan grande, que no puedo entender cómo hay seres que no han comprendido aún la necesidad de protegerlo.

Se que traer hijos al mundo es tarea de gran responsabilidad y que desde el momento en que lo concebimos, asumimos grandes obligaciones. Ese punto no está en discusión. También se que la tarea de la madre no termina cuando el niño ha crecido. También lo se. La maternidad es toda la vida. Desde el momento que somos madres ya no podemos dejar de serlo. Pero también desde el momento en que el hombre es padre, será padre toda la vida.

http://todomaternidad.creatuforo.com/index.php

¡Embarazada!

foto-de un bebé en gestación

A veces, a pesar de estar buscando un embarazo, cuando realmente se concreta, nos toma de sorpresa.

Lo mismo sucede si no lo buscamos. De pronto, todo se paraliza en nuestros planes de vida. Tan grande es la sorpresa que no atinamos a razonar, ni planificar nada que no sea salir huyendo del problema.

Sigue leyendo

Un canto a la vida

 cawh6385

Hoy visitando algunos blogs, he quedado impactada y me ha conmivido hasta las lágrimas este video. Una maravilla.  Ojalá todas las madres pudiéramos ver paso a paso el crecimiento de nuestros bebés. La tecnología moderna es una verdadera conquista que hay que valorar y utilizar.

Se pone de esta manera, al servicio de la humanidad, una herramienta invalorable que permite un afianzamiento del vínculo madre-padre-hijo. Porque  también el padre puede seguir de una manera visible, el desarrollo del bebé.

Dejo acá el link para que también mis lectoras tengan acceso al mismo.

http://infertilidad-fertilidad.blogspot.com/2009_01_01_archive.html

Es un regalo de Año Nuevo.

Feliz año 2009 para todos.